Siempre viva

Una amiga me comentó que le pusiera un rosal de rosas blancas al lado de donde hemos enterrado a nuestra mascota, a Blanquita. Y así lo hice al día siguiente de dejarnos para siempre. Cuando salgan rosas blancas, serán las rosas de Blanquita, en su memoria, por todo el cariño, amor y sobre todo la nobleza que nos demostró durante doce años.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: